miércoles, 4 de octubre de 2017

Después de vivir un siglo ...



Hoy, se conmemora un siglo desde el natalicio de una de las mujeres más grandes de Chile. Cantautora, escultora, bordadora, pintora, ceramista, mujer, amante y madre, Violeta Parra. 

Violeta, intensa como la vida misma, reivindicó la música chilena desde el punto de vista del campesino desamparado y abusado por el patrón. Sus letras llevan consigo críticas sociales, así como penas negras del alma, desamores y reflexiones existenciales tan profundas que, muchas veces al escucharla siento angustia, logrando a través de su voz y guitarra transmitir emociones desbordadas. 

Adelantada a su época y criticada por su forma de vivir, rompió con los patrones del género femenino en un momento donde el único rol de la mujer era ser esposa y madre abnegada (la misión era velar por el bienestar de la familia); mujeres que postergaron sueños como muchas de nuestras madres, abuelas y bisabuelas. Pero Violeta no, Violeta vivió y murió a su manera, apasionada, creativa, aventurera ... podría decir miles de calificativos sobre ella, todos en base a la admiración, respeto que siento por su legado y por su forma de vivir fuera de la estructura. 

Hay algo en Violeta que me llama profundamente la atención, es que su obra traspasa ideologías ( a pesar de ser muy contestaria) siendo respetada independiente del color político. 

Esta mañana me desperté con la canción "Que pena siente el alma", que me recordó un regalo, una cajita musical, que le hice a un antiguo amor como premonición a nuestra inevitable separación. 


Violeta eres prócer de la patria (matria) y con estas escuetas palabras te quise homenajear, hoy en tu cumpleaños. 






No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...