jueves, 9 de noviembre de 2017

Julian Casablancas ¡Me caes pésimo!



Se que a muchas de ustedes se les caen los "chitecos", se tiran las mechas y tienen sueños mojados con Julian Casablancas, vocalista de la banda neoyorquina, "The Strokes" y ahora de "The Voidz". Pero yo ¡lo odio!

Jamás, pero de los jamases, pensé que algún día estaría frente a frente a él, a unos centímetros de distancia. No suelo vanagloriar a las celebridades porque son simples mortales, pero esta wea jamás, insisto jamás, me la esperé. 

Como les conté en el post de Montevideo, recién arribada a la capital charrúa me reuní con un primo - por obra y gracia de la causalidad- para almorzar y ponernos al día de las copuchas familiares en Ciudad Vieja en Montevideo. Salimos del lugar para caminar por el paseo Sarandí y en una esquina quise fotografiar un edificio donde se encuentra el restaurante "Jacinto". Después de una sesión fotográfica para mi Instagram, jajaja, miro para el lado y ¡¡¡charan!!! a un metro veo a Julian Casablancas con un amigo.

De inmediato mis neuronas se desprogramaron, me tiritaron las piernas y me puse tan nerviosa como monja con atraso. Le dije a mi primo y de manera muy poco piola -¡Es Julian Casablancas!- y Julian cachó que lo reconocí porque, como no tenía control en ese momento, creo que grité. Mi primo me dice -no sé quien es-, jajaja, y ante tal inesperada situación dudé si era él o lo confundía con alguien muy parecido. 

Pensé ¡esta es la foto de mi vida! ¡me llenaré de likes en redes sociales! pero no estaba 100% segura porque este personaje no tenía cara de carreteado, estaba con el pelo limpio, se veía muy lozano y luminoso. Cada vez estaba más ansiosa y me daba vueltas alrededor de él, no sabía que hacer. El tipo se sienta en una mesa del restaurante con su amigo en la terraza y me paro en la esquina ( patéticamente) y mi primo me empuja para que vaya a preguntarle si era él, en ese momento se me olvidó todo el inglés, pero armé de valor y me acerqué, me mira con cara de "chucha no puedo estar tranquilo" y muy cortésmente le digo -disculpa no es mi intención molestar pero estoy confundida y necesito saber si eres Julian Casablancas- me mira fijamente y me dice -no, no soy- y su amigo se rie burlescamente y le pedí las disculpas del caso. 

Me fui de ahí con la dignidad por el suelo, pero con la conciencia tranquila de que me la jugué a mis 38 años (forever young no más). En el camino me colgé a una señal wi fi y empecé a mirar fotos de él porque algo me decía que era, tenía la intuición de que me había mentido. Pero filo seguí mi camino.

Al llegar al hostel postéo en mi Facebook la situación ocurrida esa tarde y por terceros, que leyeron mi publicación, me entero de que Julian Casablancas estaba, efectivamente, en Montevideo y tocaba al día siguiente en La Trastienda con su banda "The Voidz". En ese momento me quería morir, maricón.




Lo primero que hice esa mañana fue comprarme la entrada a "The Voidz" a ver si lograba tirarle un escupo o un tomate por lo mala persona, de adentro, que fue conmigo. Pero la historia prosigue ... 

Después de comprar el ticket  fui a Ciudad Vieja para conocer el Mercado del Puerto y al dirigirme hacia allá en la misma esquina, csm, veo a todos los chascones rockeros músicos de "The Voidz". Nuevamente me colgué al wi fi para ver si efectivamente eran los músicos de la banda y eran ¡por la cresta!, o sea en ese momento confirmé al 100% que ese flaco desgarbado era Julian Casablancas.

En ese punto me puse sicópata, me paré en una esquina para esperar a que aparezca y después de un rato pensé "filo que se vaya a la mierda". Almorcé en el Mercado y regresé  por la misma esquina de la discordia y ahora me encuentro con un grupo de 15 adolescentes esperando a Juliancito (ahí sí que confirmé mi desgracia), me acerco a ellas y les cuento mi triste historia y una me dice -pero ¿cómo no lo reconociste che?-, chucha me sentí como la cresta, ahora la culpa era mía. 

Les dije con tono amenazante, -si lo ven péguenle una pata en la raja-. Junto a ellas había un tipo, otro chascón, y me dicen que era de la banda telonera de "The Voidz" lo miré con cara de odio y le dije -dile a Julian que es un HDP- y me fuí con cara de loca. 






Llegó el momento de ir al concierto y pensé hacer un cartel a recomendación de un conocido que dijera "tanto color que le ponís por una foto", pero no lo hice, jajajaja, era tan buena idea, ¡la cagué! Entré a La Trastienda y lo primero que veo son a las pendejas de la calle, una se me acerca y me dice "che, mirá las fotos", y todas las cabras chicas se fotografiaron con él. Concluí en que quizá no estoy en edad para ese tipo de cosas, jajaja.

Casablancas, un día te encontraré, ojalá en Nueva York y te putearé por creerte la raja y ni siquieras eres tan rico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...